Acabo de suscribirme a una página web de vídeos y dibujos animados hentai, el manga pornográfico japonés. Lo descubrí por un cargo del banco, y les llamé enseguida por si podíadenunciar el uso fraudulento de mi tarjeta, o por si tenían mis claves de acceso a la web.

Debe estar bastante bien porque me ha costado 52,90 euros, más 1,85 de comisiones por divisa no euro, aunque ni siquiera sé si es por un año, o por un día, o de por vida. El banco me ha dicho que tardará seis días en descubrir si soy una víctima o un viciosillo. Lo mismo que tardaron en descubrir si era una víctima de las compañías de seguros, o un tipo atemorizado por la destrucción anual de su pantalla de móvil. Incluso lo mismo que tardaron en descubrir que había descubierto lo caras que eran sus tarjetas de crédito gratuitas.

Volver con tu ex, en EL MUNDO

Anuncios