AhORA QUE según Rajoy España ha dejado de ser motivo de preocupación en el mundo, debemos suponer que quizá España empiece a ser motivo de preocupación en Rajoy.

Es lo que tiene la libertad de expresión, que entre tanta expresión el presidente acaba tomándose muchas libertades, e igual enciende y apaga subidas a la velocidad de la luz, que abre de piernas el aborto para que Dios o Rubalcaba quemen una iglesia por Navidad, y dejar al juez Ruz con su Génova 13 descompuesto y en B.

‘Buenos días señor negrito’, en EL MUNDO

Anuncios