Etiquetas

, , , , , , ,

CASI TODO LO importante asoma y se acaba con un sujetador por el suelo, empezando por la poesía, y eso que ahora las tetas han renunciado a inspirar versos sueltos para convertirse en lienzos de lemas. Quizá por ello vemos tantos lemas y se mueren los poetas. Estos días Gelman, Pacheco y Félix Grande, a quienes leo por primera vez cuando Antonio Lucas me apunta con un verso sus firmas de calavera.

Un profesor de los Urales mató estos días a un amigo por defender que la única y verdadera literatura es la prosa. Algo que no resulta extraño en un país en el que sus políticos hace tiempo que dejaron de leer poesía, para leer tetas activistas a las que condenar con impotencia tras barrotes de castidad.

Tetas y poetas, en EL MUNDO

Anuncios