Etiquetas

, , ,

AL PARECER, Arias Cañete, por su condición de hombretón, llevaba años demostrándonos su superioridad intelectual ante el sexo femenino cuando, de repente y sin previo aviso, decide echar el freno y parecer un merluzo en el momento más inoportuno: en directo, y jugándose las europeas contra una mujer, Elena Valenciano. Y eso que la muchacha se lo había puesto a huevo para que cualquiera a su lado pareciera un erudito, desde que en un arranque de campaña se le ocurrió soltar que sus conocimientos bíblicos se basaban en la ópera rock Jesucristo Superstar.

Todavía a la espera de nuevas revelaciones, como que sus conocimientos de economía estén tras el ‘Money, money’ de Cabaret, los de transporte bajo el paraguas de Mary Poppins, y los de planificación familiar en la casita del Barón Von Trapp de Sonrisas y lágrimas, es posible que Valenciano debiera plantearse repasar El mago de Oz para averiguar cómo aparecerse en Kansas, o rellenar con un cerebro su candidatura de espantapájaros; pero esperemos que sea la última vez que Cañete se nos prepara los postdebates viendo La bella y la bestia.

La bella y el muy bestia, en EL MUNDO

Anuncios