Etiquetas

, , , ,

EN SUS TRES fórmulas para viajar en el tiempo, el físico Stephen Hawking razona que a través de los agujeros de gusano que se abren paso en el universo podríamos regresar a la tierra en naves espaciales en la era de los dinosaurios. Y llegados a ese punto, enuncia lo que denomina «paradoja del científico loco», por la que si disparáramos contra nuestro yo pasado a través de un agujero de gusano, caeríamos desplomados antes de que la bala saliera del cañón, ya que en el universo gobierna la ley de que las causas no pueden sucederse a los efectos.

Sin embargo en Teguise, una isla de Lanzarote, sus habitantes presenciaron el miércoles el insólito suceso de que uno de sus concejales, el popular Roger Deign, desafiara la fórmula de Hawking disparando contra su yo futuro, y cayendo desplomado en su yo presente, en ese momento un lugar tan poco dado a la experiencia paranormal como un salón de plenos municipal o, según se mire, un agujero de gusano como cualquier otro del espacio exterior, en el sentido de que la política es el único vértice del universo en el que los efectos pueden preceder a las causas.

O la puta al río, en EL MUNDO

Anuncios