DESCONOCEMOS SI a la hora de interesarse por el Fortuna, el agente de Cristiano Ronaldo, Jorge Mendes, preguntó si en el precio del yate venía incluido un rey dentro. Aunque conociendo la mentalidad balear, pocos podrían dudar del ofrecimiento, siempre y cuando el portugués pagara los ocho millones de euros en efectivo.

En la incógnita que se nos presenta sobre el papel que debe darse a un monarca saliente, el de acompañante de agente FIFA suena menos descabellado en nuestro caso que el ensayo y la oración a los que Benedicto XVI entrega sus jornadas, o cualquier ocurrencia en la que desemboquen los juristas responsables de inventarse un sintagma que plasmar de urgencia en el Boletín Oficial del Estado.

La coronación del agente FIFA, en EL MUNDO

Anuncios