Etiquetas

Tras la segunda declaración ante el juez Castro de Iñaki Urdangarin, en la que trató de exculpar a la Infanta Cristina de todas sus actividades, el ex guardia civil y periodista Joan Miquel Perpinyà se pronunció ante las cámaras: “Es obvio que nadie llega a tener el poder y el dinero que tuvo sin cierta habilidad. Ha sabido combinar perfectamente el imponer miedo, cierta inteligencia en los negocios, y también despertar cierto victimismo, ser asequible”. A Perpinya sin embargo no le habían preguntado por Urdangarin, sino por La Paca, la matriarca de la droga en la isla de Mallorca, cuando estaba a punto de estrenar el polígono en el que se resolverá el caso Nóos, junto a medio centenar de miembros de su clan.
En la isla, cuando la justicia se desborda, las causas se dirimen en los polígonos industriales, como las reuniones del hampa. Solo que la policía, cuando los tiene a todos rodeados, tiene la misión de impedir que nadie entre, en lugar de hacer una redada. Nada más peligroso que la expectación del pueblo español ante la acción de la justicia.

Justicia poligonera en EL MUNDO

Anuncios