Los informativos nos recuerdan a diario que pasamos la mayor parte de nuestra existencia esquivando una fatalidad, y además no somos conscientes. Por eso casi siempre nos quedamos aturdidos en el sofá, como si hubiéramos sufrido una explosión y todavía nos pitaran los oídos.

En otro planeta en EL MUNDO

Anuncios