Cuando trabajaba en el Miami Herald el responsable de todos los males era la larga mano de Fidel. La larga mano de Fidel averiaba la impresora o dejaba una chocolatina atascada en los hierros de la máquina.

La larga mano de Fidel en EL MUNDO

Anuncios