A mí los que no se me integran son los ingleses. Lo digo por esa corriente que explica los atentados desde la perspectiva de que la comunidad musulmana no quiere ser europea cuando se rodea de cabezas de cordero, burkas, curry y muñecas con hijab.
Aquí en Ibiza tenemos otro gueto. Uno en el que impera un desayuno con judías estofadas, banderas de clanes, camisetas de hurling, calles en las que solo se habla y rotula en inglés, y pubs donde tiran Guinness y se repite en bucle un Middlesbrough-Blackburn Rovers.

No se integran, en EL MUNDO

Anuncios