Una vez le pregunté a un paparazzi cuánto costaría la foto de cierto príncipe con un tío. Esa foto, me dijo, no vale nada. A las revistas del corazón no les gustan las imágenes que atentan contra la felicidad, y mucho menos las que atentan contra un país.

Pedro en ‘topless’ en EL MUNDO

Anuncios