Una vez tuve una novia cuya mejor amiga se había puesto tetas. Juro que esto acaba relacionado con la reunión entre PP y Ciudadanos por mucho que cueste creerlo. Después de la operación, la chica se presentó en casa y se metieron en el cuarto para una reunión a puerta cerrada. Quería que mi novia se las tocara para asegurarse de que al tacto seguían siendo las mismas. Hasta ahí todo bien. De hecho pienso en la escena a menudo porque albergo la fantasía de que en algún momento ambas dejaran de resolver una duda.

Ciudadanos se presentó en la reunión con el PP con una serie de puntos, pero ante la imposibilidad de lograr la investidura, han abandonado la negociación para pasar directamente al magreo. Hay un momento entre el nunca apoyaremos a Rajoy y el estamos aquí para regenerar la vida política en el que la definición de corrupción parece el menor de tus problemas.

Después de comer en EL MUNDO

Anuncios