Rita Barberá ha protagonizado la noticia científica de la semana al anunciar que se daba de baja del Partido Popular con un comunicado emitido por los servicios de prensa del Partido Popular. Rita salía del PP pero el PP no acababa de salir de Rita. Como tampoco parece que acabe de salir de Bárcenas, ni de Matas, que esta semana nos recordaba que el PP tampoco sale de Arenas. El PSOE, por su parte, parece que no sale de Griñán, ni de Chaves. Y de hecho empieza a dar la sensación de que cada abandono de militancia solo sirve para apuntalarles las siglas, como cuando un club retira un dorsal, pero para lucirlo en lo alto del pabellón.

El PSOE y el PP se encuentran en una situación parecida a la de los cinco científicos rusos que llevan dieciséis días atrapados en el interior de la estación meteorológica de la remota isla ártica de Troynoy, asediados por diez osos polares adultos y cuatro cachorros. La impotencia expresada por Soraya Sáenz de Santamaría con respecto al escaño de Rita coincidía curiosamente con las explicaciones a la agencia rusa Tass del científico atrapado Vadim Plotnikov: “Desde el sábado una osa hembra ha estado durmiendo bajo la ventana de la estación”.

Diez osos polares en EL MUNDO

Anuncios