El paranoico dictador comunista Enver Hoxha hormigonó Albania con 750.000 búnkeres para defenderla de sus infinitos enemigos imaginarios, algo que en España realizan con igual devoción el mismo número de cuentas de Twitter. El problema es que desde que se prioriza la inmediatez a la verdad el periodismo no gana para sustos.

Manga por hombro en EL MUNDO

Anuncios