La misma conjunción planetaria que por obra y gracia de Leire Pajín alineó en el espacio tiempo a Barack Obama y a ZP ha vuelto a reproducirse. Y eso que de aquello apenas queda algún titular del ABC, como el eco de una sonda que de repente rebota en la atmósfera: “Laura, una de las hijas de Rodríguez Zapatero, abandona su look gótico”.

Pedro Sánchez, en su huida de placer a San Francisco, no logró alinearse en un mitin con Hillary Clinton, como temían los críticos, pero le queda el consuelo de protagonizar para España uno de los grandes símbolos de la breve tradición norteamericana, según reza un titular de Antena 3: “Una careta de Pedro Sánchez zombi, el disfraz estrella para Halloween”.

Republicano y gótico, en EL MUNDO

Anuncios