Supongo que hay que ser gallego para darse cuenta de que Rajoy habla demasiado de Cataluña. El presidente habla de Cataluña como Italo Calvino al Borges ciego en Sevilla. “Italo también vino”, le advirtieron, a lo que Borges respondió, “lo sé, lo reconocí por su silencio”.

El bocazas de Rajoy en EL MUNDO

Anuncios