Fue el escritor David Torres quien más me animó a escribir. Ahora es quien más me anima a permanecer con vida, por eso me recomienda cápsulas de levadura de arroz rojo. Y lecitina. En la revisión médica del trabajo cada vez tengo que anotar más cosas. El problema es que ha engordado tanto mi currículum de dolencias como mi capacidad para empatizar con las que me sugiere el cuestionario.

En la parte de si manejaba materiales peligrosos, ayer puse que las palabras, y se lo entregué así a una enfermera joven y de melena rubia que al leerlo no le prestó atención, o le prestó la atención que merecía un imbécil. Luego me hizo apretar cosas, me golpeó las muñecas con un minibastón, me hizo leer, oír, soplar. Con el electro busqué su mirada como busco la de las azafatas cuando hay turbulencias, no sea que antes del impacto contra el suelo decida incumplir el protocolo de seguridad y se muerda las uñas. En mi primera revisión laboral me vieron no sé qué en el ventrículo y me dijeron que no me preocupara, principalmente porque no se podía hacer nada, ni siquiera dejar de fumar, porque no fumaba, lo que aumentó mi preocupación.

Dejar de fumar en EL MUNDO

Anuncios